Foto tomada de chequeado.com

La Silla Vacía, Chequeado y Convoca son tres medios nativos digitales que, pese a tener menos de una década de existencia, se han convertido en referentes del periodismo de investigación en Latinoamérica. Estas iniciativas, especializadas en seguirle la pista a los poderosos de sus países, marcan tendencia no solo por lo que cuentan sino por los formatos digitales a los que recurren para hacerle vigilancia a lo público.

Como parte de esa fiscalización, estos tres sitios tienen en línea, desde diciembre pasado, los resultados de sus investigaciones periodísticas sobre las promesas hechas por los mandatarios de sus países.

Así, La Silla Vacía publicó una serie de “cumplinómetros” para saber qué tanto han cumplido sus anuncios los alcaldes de cuatro ciudades capitales en Colombia un año después de posesionarse; mientras que Chequeado y Convoca hicieron lo propio con las promesas hechas por los presidentes Mauricio Macri y Pedro Pablo Kucyznski, al cumplirse un año y 100 días de gobierno, respectivamente.

Este tipo de ejercicios de vigilancia pública les permite a los lectores informarse mejor sobre la gestión de sus gobernantes y tener elementos de juicio para saber qué tanto sus mandatarios están trabajando para hacer de sus ciudades o países sociedades más justas e igualitarias, tal como lo prometieron en campaña y en sus discursos de posesión.

Este medio peruano, fundado en 2014 por un grupo de periodistas de investigación, tiene al aire desde diciembre pasado El Verificador de Promesas. Se trata de una plataforma interactiva que les muestra a los peruanos qué tanto cumplen los políticos de su país las promesas que hicieron en campaña. La iniciativa se estrenó en diciembre analizando 29 promesas verificables que el presidente Pedro Pablo Kucyznski y sus ministros de Estado anunciaron convertirían en realidad durante sus primeros 100 días de Gobierno.

Para lograrlo Convoca creó una metodología de trabajo. Los periodistas analizaron 29 promesas que fueron hechas el 28 de julio de 2015, durante el discurso de posesión del Presidente; en la presentación del gobierno ante el Congreso y en las distintas intervenciones de los ministros al detallar los planes presidenciales.

Identificadas las promesas, el equipo de Convoca comenzó a investigar. Recurrieron a fuentes humanas y documentales y a visitas ‘in situ’. Después establecieron seis categorías para determinar el grado de cumplimiento (Promesa cumplida, Promesa cumplida pero, Promesa cumplida parcialmente, Promesa cumplida fuera del plazo, Promesa engañosa y Promesa incumplida). 

Esa metodología les permitió informarles a los peruanos que su presidente solo cumplió, durante los primeros meses de gobierno, 7 de 29 promesas. Esas promesas pueden ser buscadas, por categoría y sector, en el micrositio que Convoca creó. Además, los usuarios tienen la posibilidad de calificar el grado de cumplimiento de su presidente.

“Los ciudadanos tienen derecho a saber si lo que prometieron los gobernantes finalmente se cumplió o no, y en qué condiciones, porque está vinculado directamente a los asuntos públicos que marcan sus destinos”, dice el periodista Miguel Gutiérrez, uno de los miembros del equipo detrás del Verificador de Promesas.

El sitio pionero en verificación del discurso público en Latinoamérica tiene disponible desde diciembre pasado la iniciativa #PromesasChequeadas, con la que buscan contrastar el cumplimiento de las promesas hechas en campaña por el hoy presidente argentino Mauricio Macri, un año después de su posesión.

En esta iniciativa, el equipo de Chequeado trabajó con dos ingenieros argentinos, creadores del sitio Macrimetro. Este está inspirado en el verificador canadiense Trudeaumetre, que le sigue la pista a las promesas hechas por el primer ministro de Canadá Justin Trudeau.

La periodista de Chequeado Olivia Sohr contó en el blog de la redacción de Chequeado que uno de los grandes desafíos de este proyecto fue seleccionar las promesas que el equipo evaluaría. Para ello, escogieron las más relevantes e hicieron un análisis detallado de cada una de ellas. Fue así como chequearon 20 promesas: 18 escogidas por ellos y dos según las votaciones de los usuarios de Chequeado.

Definidas las promesas, Chequeado estableció cuatro categorías para verificar su cumplimiento: Cumplida (El compromiso de campaña se llevó a cabo en el plazo previsto), Incumplida (La promesa tenía un plazo establecido que no se cumplió o los resultados muestran que la situación avanzó en la dirección contraria a lo previsto), En proceso, demorada (se avanzó poco o nada en las medidas necesarias para cumplir con el compromiso, pero todavía podría lograrse en el resto del período de mandato) y En proceso, adelantada (se tomaron parte de las medidas necesarias y se trabajó para lograr la promesa, aunque todavía no está cumplida).

El ejercicio arrojó que durante el primer año de gobierno de Macri 2 promesas se encuentran cumplidas, 5 incumplidas, 5 en proceso, adelantadas y 8 en proceso, demoradas.

Esta vez Chequeado no solo presentó los resultados de su trabajo a través de internet. También salió a la calle. El equipo se desplazó el 7 de diciembre a la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, para contarles a la mayor cantidad de personas sobre su investigación y sobre lo que Chequeado hace para verificar el discurso público.

“Poder ver en qué se avanzó y en qué no, es una manera para los ciudadanos de poder seguir y exigirle a su gobierno que mantenga la palabra y cumpla las promesas que hizo durante la campaña, y lograr así una mayor rendición de cuentas sobre lo que se dice en público”, escribió en el blog la periodista Olivia Sohr.

El Cumplinómetro es el formato con el que el medio colombiano La Silla Vacía mide periódicamente, desde 2012, las promesas de los gobernantes en ese país. La Silla les hace seguimientos a los planes de gobierno de alcaldes, gobernadores y al presidente de turno, así como a las promesas que hicieron en sus discursos de posesión.

Las mediciones más recientes se las hicieron a los alcaldes de las principales ciudades, al cumplirse el primer año de su mandato. Ellos son los de Bogotá, Barranquilla, Cali y BucaramangaAsí, los periodistas seleccionaron promesas clave en áreas como educación, salud, seguridad, pobreza y movilidad, para explicar lo mucho o poco que los mandatarios han avanzado. Con base en los resultados de sus investigaciones le otorgaron a cada promesa un porcentaje de cumplimiento, entre 0 y 100.

Este ejercicio periodístico realizado por La Silla Vacía para determinar qué tanto han cumplido sus promesas los mandatarios se basa en los datos gubernamentales disponibles y en las evaluaciones hechas a los gobernantes por las veedurías y organizaciones dedicadas a promover la transparencia pública.

La Silla también usa el formato de Cumplinómetro para mostrar los avances o los pendientes de procesos puntuales en Colombia. Por ejemplo, con el Cumplinómetro del paro agrario, La Silla Vacía les contó a sus lectores qué tanto el gobierno de Juan Manuel Santos había avanzado en 2014 en las 183 promesas que les hizo un año antes a los líderes campesinos, a través del Ministerio de Agricultura, para levantar el paro de varias semanas de 2013.