(©UN Photo/ UN Habitat Youth programme Flickr)

Cada 12 de agosto, desde 1995, se celebra el Día Mundial de la Juventud, una fecha promovida por Naciones Unidas como parte de las medidas de ese organismo para potenciar la plena participación de los jóvenes en la sociedad y mejorar su situación en todos los aspectos.

Los jóvenes, que son la población entre los 18 y los 29 años de edad, representan al menos el 20% del total de la demografía latinoamericana y, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se enfrentan a una brecha producto de las altas expectativas profesionales, motivadas por una década de fuerte crecimiento económico, y de los resultados decepcionantes en términos de prosperidad social.

Esos desafíos que enfrentan los jóvenes suelen ser retratados por los medios con una alta dosis de clichés y estereotipos, especialmente cuando se habla de ellos bajo la etiqueta millenials. Estos son los cinco prejuicios más comunes que los periodistas deberían evitar cuando escriben e intentan mostrar las complejidades de esta población.

No todos los ninis son delincuentes ni ociosos

Un estudio sobre la población joven latinoamericana que ni trabaja ni estudia, realizado por el Banco Mundial, estima en unos 20 millones a los ninis latinoamericanos. La mayor parte son mujeres. Según la investigación, dos tercios de ellas siguen viviendo con sus padres y no están buscando trabajo. El resto, ha formado un nuevo hogar y ya tiene hijos, y en la mayoría de los casos no está buscando empleo.

Los hombres, en cambio, constituyen sólo una tercera parte del segmento de población nini, casi todos ellos siguen viviendo con sus padres y cerca de la mitad está buscando trabajo activamente. Justo son esos patrones los que contrastan con la imagen de los ninis que suelen publicar los medios de comunicación, al retratarlos como “hombres jóvenes ociosos involucrados en la delincuencia y la violencia”.

Los jóvenes sí leen contenidos periodísticos

Esa fue una de las conclusiones del Encuentro de Periodismo Emprendedor, celebrado en Cartagena de Indias en octubre de 2016. Los periodistas latinoamericanos allí presentes compartieron experiencias sobre cómo sus historias de largo aliento suelen ser consumidas por los millenials. El reto, dijeron, está en contar los hechos con riqueza narrativa y con herramientas que faciliten la lectura.

A los jóvenes sí les interesa la política

También durante el Encuentro de Periodismo Emprendedor, de Cartagena, se mostraron ejemplos concretos de cómo esa población no es apática con las realidades políticas de sus países. Durante el primer día del evento,  Germán Rey, miembro del Consejo Rector de la FNPI, y Rebeca Grynspan, secretaria general de la Secretaría General Iberoamericana, hablaron del empoderamiento de los jóvenes iberoamericanos, que se ha evidenciado con las distintas crisis políticas de la última década. Por ejemplo, en las marchas de los jóvenes chilenos por una mejor educación, las de los colombianos pidiendo un pronto acuerdo entre el Gobierno y las Farc, después del 2 de octubre de 2016, y las de los venezolanos protestando en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Los jóvenes no son apáticos como los pintan

Los idea de que los jóvenes son apáticos, no se interesan con nada y no se comprometen con nada son prejuicios derivados de una sociedad donde las formas válidas y legítimas son las que fijan los adultos”, explicó en vísperas de la celebración del Día Mundial de la Juventud en 2016 Télam Betiana Cáceres, coordinadora del Programa de Desarrollo Territorial de Fundación Huésped, organización argentina que trabaja con jóvenes de ese país.

Especialmente se dan esos prejuicios sobre los jóvenes, explicó Betiana, porque estos se “fundamentan en las expectativas de los adultos“. “La mayoría de nuestras propuestas son actividades y proyectos pensados desde el rol adulto, vivimos en una sociedad adultocéntrica, es decir, que las formas que consideramos válidas y legítimas, las imponemos nosotros y si los chicos no encuadran entonces están mal”.

No todos quieren fiesta e irse de mochileros por el mundo

Una firma holandesa especializada en mercadeo, consultorías y en encuestas publicó en 2016 una investigación que asegura que los millennials sí buscan estabilidad laboral, pues “están empezando a ver el valor que las grandes multinacionales pueden darle a sus carreras”.

Según una publicación del portal colombiano Dinero, KPMG también realizó una encuesta en las universidades de negocios de 23 países del mundo, que arrojó que el 70% de los estudiantes están dispuestos a trabajar en una misma compañía durante toda su vida profesional.