(©UN Photo/Gill Fickling)

El 9 de agosto es el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, una fecha que conmemora la diversidad en el mundo porque, según cifras de Naciones Unidas, hay más de cinco mil grupos originarios en 90 países, que hablan unas siete mil lenguas y suman unos 370 millones de personas, es decir, más del cinco por ciento de la población mundial. Sin embargo, están entre las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables representando el 15 por ciento de los más pobres.

Esta conmemoración, promovida por Naciones Unidas, data de 2007 y le da un espaldarazo a estas comunidades que durante años han buscado el reconocimiento y respeto de sus identidades, su forma de vida y su derecho sobre los territorios tradicionales y recursos naturales. La comunidad internacional reconoce que estas comunidades necesitan medidas especiales para proteger sus derechos y preservar así su cultura.

Desde la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas ha habido avances, pero es mucho lo que falta en derechos colectivos sobre la tierra, en materia de salud, educación, cultura y formas de vida; en el equilibrio entre el desarrollo económico y la explotación de los territorios, y en el fortalecimiento de las lenguas maternas.

En esa cruzada, los medios de comunicación juegan un papel fundamental en el retrato que hagan de los pueblos indígenas, que puede estar enfocado en sus derechos o en reforzar los prejuicios sobre los que históricamente se ha escrito y hablado sobre ellos.

El periodista colombiano José Navia, especializado en pueblos originarios y autor del libro La fuerza del ombligo -crónicas sobre el conflicto armado en territorios indígenas colombianos- les da las siguientes recomendaciones a los periodistas interesados en escribir sobre estas comunidades:

  • La responsabilidad es ir hasta los territorios indígenas y conocer su realidad de cerca. “Pero hay que documentarse muy bien para no abordarlo desde la óptica occidental porque para ellos una piedra no es una piedra, es algo sagrado, tiene vida, y eso hay que tenerlo en cuenta, conocerlo”.
  • A las historias indígenas hay que dedicarles tiempo y recursos porque en países como Colombia, por ejemplo, estos territorios están en zonas muy apartadas. Entonces, al investigar sobre estas poblaciones es necesario destinar dinero para el desplazamiento (avión, lancha, etc) y los días suficientes que le permitan al periodista estar en contacto con las comunidades y comenzar a entenderlas.
  • Antes de comenzar a entrevistar y escribir es importante estudiar a los pueblos indígenas: sus características, sus principales problemas. En internet hay mucha información y las organizaciones indígenas suelen tener páginas web a través de las que se puede contactar a los representantes de las comunidades indígenas.
  • Hay que entender que cada pueblo tiene una cosmovisión y que no se puede uniformar a los indígenas por el hecho de serlo. “Hay indígenas de montaña, de desierto, de valle, de selva… Lo geográfico podría ser la diferencia pero cada territorio les entrega elementos distintos. Mientras que para los del Amazonas el elemento ritual grande es la anaconda, para otros es la montaña o el sol, por lo que cada territorio le entrega unos elementos distintos para sus rituales”.
  • Escribir sobre comunidades indígenas es un trabajo de paciencia y de respeto por su cultura. “Ellos no están obligados a recibir a ningún un periodista, así que agradezco mucho cuando lo hacen, y cuando me cuentan sus cosas. A pesar de que visito su territorio desde hace muchos años, cada vez me toca vencer algunas resistencias y desconfianzas para poder hacer reportería (…) La historia les ha enseñado a serlo y a eso también se debe su existencia como pueblo a pesar de las amenazas de todos los días”.

También es necesario saber cómo escribir sobre estas comunidades. El Departamento de Pueblos Originarios del gobierno chileno publicó unas recomendaciones:

  • Para referirse de forma general a estas comunidades, pueden utilizarse indistintamente y como sinónimos, los términos pueblos indígenas y pueblos originarios.
  • Se recomienda no utilizar el término “integración”, ya que históricamente los pueblos originarios han visto con reticencia esta forma de relación. Se recomienda usar como sinónimo “incorporación”.

Para profundizar más sobre los pueblos indígenas, recomendamos visitar el centro de recursos que ha dispuesto Naciones Unidas por el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.