Hasta el 26 de abril están abiertas las inscripciones para participar en la primera edición de la beca Oxfam FNPI sobre desigualdad de género, que convoca a los periodistas iberoamericanos que hayan publicado trabajos escritos sobre esa temática y tengan una propuesta para desarrollar una nueva historia (Postula aquí).

El ganador recibirá cinco mil dólares y su trabajo será publicado  en The New York Times en español. En ese proceso, el periodista seleccionado contará con la asesoría del editor de ese sitio, el argentino Eliezer Budasoff.

Entrevistamos a Budasoff para que nos contara qué deben tener en cuenta los participantes al presentar su propuesta y en general todos aquellos periodistas interesados en contar historias que reflejen la desigualdad de género. Budasoff fue finalista del Premio Gabo 2016 en la categoría Texto y ha publicado algunas de sus crónicas y reportajes en Etiqueta Negra y Etiqueta Verde, de Perú; Gatopardo, en México; Anfibia, en Argentina; Internazionale, en Italia, y Courrier International, en Francia.

  1. ¿Cuáles son los pasos iniciales que deben darse para encontrar una historia novedosa sobre desigualdad de género?  

Creo que el mayor desafío en este caso no es encontrar una historia novedosa, porque es un problema presente todo el tiempo y en todos lados, sino tal vez elegir qué historia contar y cómo hacerlo para romper la indiferencia de los lectores, para ayudarnos a entender.

Lo nuevo puede ser también el enfoque, la mirada, la forma de mostrar un problema que es tan cercano que parece haberse vuelto opaco para aquellos que no son sensibles a él. Uno de los mayores obstáculos al trabajar temas socialmente relevantes es que suelen estar saturados de significados ya construidos. En ese sentido, una historia ‘novedosa’ empieza cuando se busca comprender o descubrir algo, y no demostrar lo que ya se sabe, lo que equivale a decir una obviedad: empieza por una pregunta y no por una certeza.

Creo que un buen recurso es pensar en aquellos casos o noticias que hemos leído y no podemos quitarnos de la cabeza, en aquellos detalles o gestos de la vida colectiva que nos inquietan pero parecen invisibles para otros, e ir a buscar detrás de eso, y tratar de traducir el descubrimiento, la sorpresa, el dolor o la indignación al lector.

  1. ¿Qué debe tenerse en cuenta durante la reportería para lograr un equilibrio entre datos duros, historia y análisis de expertos?

La reportería nunca es excesiva, porque todo lo que se reportea alimenta la escritura de un texto que, idealmente, debe revelar un porcentaje mínimo —lo más significativo—, de todo lo que hemos aprendido. El texto final, como enseñan los mejores cronistas, debe ser como la punta del iceberg: la parte visible se sostiene en toda la reportería que hemos hecho.

Donde hay que buscar equilibrio es en el uso de la información al momento de escribir; hay que entender que las cifras o los testimonios o las escenas que conseguimos no son valiosos por sí mismos, sino en la medida que contribuyen a decir algo, que sirven como vehículo para producir significado.

Para lograr un equilibrio, lo más efectivo es preguntarnos qué sentido cumple cada dato o testimonio o detalle que usamos al narrar una historia, qué es lo que queremos decir con eso. Saber para qué lo estamos usando, y no usar algo solo porque lo tenemos.

  1. ¿Qué le recomienda a los interesados en postularse a la beca a la hora de escribir su propuesta?

Recomendaría que no piensen en impresionar a un jurado o a otros periodistas, sino en producir empatía y ayudar a comprender este problema a la mayor cantidad de lectores posible, sobre todo a aquellos a los que no les preocupa la desigualdad de género.

Recomendaría que escriban una breve sinopsis de su historia como si fuera la contraportada de un libro, el argumento de una película, el sumario que presentarían a un editor o editora para cautivarlos, y que propongan un plan de acción del modo más claro y directo posible.

Recomendaría que sean breves.

  1. Como el reportaje o crónica sobre desigualdad de género que los postulantes presenten será el principal elemento de valoración del jurado para escoger al ganador de la beca, ¿qué características debe tener esa publicación? ¿Qué buscará el jurado en esa pieza?

En términos elementales la pieza debería estar bien reporteada, bien escrita, y la información debe ser rigurosa; eso es una base mínima para juzgar, el primer punto de partida para evaluar el potencial de los postulantes.

Después, idealmente, buscaremos lo que buscan los lectores en un texto: aprender o descubrir algo, conmoverse por una historia aunque suceda en el otro extremo del mundo; encontrar, en un texto sobre una realidad particular, una dimensión universal, detalles que ayuden a iluminar, a partir de una historia o un conflicto puntual, un mundo próximo para todos.